Al final… ¿Qué pasó en marzo de 1.999?


Nadie que estuvo en Paraguay, en marzo de 1.999 podrá olvidar los hechos acontecidos en aquel fatídico mes. Tras la muerte del vicepresidente Luis María Argaña, la conmoción se apoderó de la gente que salió a las calles a demostrar su indignación ante el cruel magnicidio.  

El país venía soportando tiempos tormentosos que se iniciaron con la victoria de Lino Oviedo en las internas coloradas de 1997, para Presidente de la República. Posteriormente se inventó un Tribunal Militar Extraordinario, para condenar al ex general por el intento de golpe de Estado en 1996. La dupla oficialista Raúl Cubas – Luis María Argaña parecía pegada con saliva, y el tiempo demostró que efectivamente era así. 

Los medios de comunicación reflejaban dos países diametralmente opuestos entre sí. Uno pro oviedista y el otro anti oviedista. De acuerdo a sus intereses, el oyente, lector o televidente, podría optar por la opción de su apetencia. La agresividad en los medios iba subiendo de tono con el correr de los días.  

Tras la victoria del Partido Colorado en las elecciones generales de 1998, ante otro intento fallido de Alianza entre el Partido Liberal Radical Auténtico y el Encuentro Nacional, quien recuperó su libertad tras la formación de otro Tribunal Militar Extraordinario, fue Lino Oviedo y se convirtió en el poder tras el poder. Él era quien gobernaba realmente el país, prometiendo ríos de sangre para sus oponentes y amenazando con alinear como velas a la prensa.  

El punto máximo de ebullición se inició el 23 de marzo del 99, cuando la gente ya en las calles protestó por la muerte del Vicepresidente Argaña. La semana, se seguiría tiñendo de luto. Jóvenes, que se movilizaron en las plazas frente al Congreso, y campesinos, resistieron los intentos fallidos de desalojo de las mismas, por parte de las fuerzas oficiales. La violencia se acrecentó, llegando a extremar recursos, hiriendo a los manifestantes, primero en las piernas y después ya recurriendo a métodos mas “contundentes”. Los muertos llenaron de dolor a toda la sociedad paraguaya. Durante algún tiempo, su memoria se prometió honrar, por considerarlos héroes, tras defender a la democracia. 

El gobierno posterior al marzo paraguayo, encabezado por Luis Gonzalez Macchi, ya todos sabemos como comenzó y como terminó. Las consecuencias políticas del marzo paraguayo también, porque los que prometieron un gobierno de Unidad Nacional, se encargaron de rapiñar lo que estaba a su alcance, robando a la gente quizá lo mas importante, y difícil de recuperar, la esperanza de un país mejor. 

El famoso marzo paraguayo tuvo sus consecuencias en el país, eso es innegable. Hoy a un poco mas de 8 años de aquellos sucesos, la realidad de nuestro país, es la misma de siempre, los políticos de turno preocupándose por sus intereses particulares, dejando de lado los deseos y las necesidades de la gente. 

Como estamos entrando en tiempos decisivos para quienes conducen el país o pretenden hacerlo, removerán el pasado y recordarán aquellos sucesos tan dolorosos. Seguramente, éstos serán manipulados de acuerdo a cada interés sectario y contarán nuevamente la historia que les conviene. La gente, también tendrá la chance de escuchar el cuento que mas les guste, para justificar sus preferencias electorales.  

Sin embargo, lo que mas duele no es éste panorama sombrío que se presentará en un futuro no muy lejano. Sino que una vez más el Paraguay ha dado muestras inequívocas de lo lejos que está como país de ofrecer seguridad y justicia a sus ciudadanos.  

Hoy 25 de septiembre de 2007, han quedado absueltos los principales implicados en las muertes del marzo paraguayo. Entonces nos preguntamos, ¿si ellos no tuvieron nada que ver, quienes fueron? Sin ánimo de defender ni cuestionar a ningún sector, no por temor, ni por ser tibios, sino que analizando seriamente la cuestión, ¿de qué murieron los jóvenes en la plaza? ¿quiénes los mataron? ¿porqué los responsables de estos actos siguen impunes? 

Hoy 25 de septiembre de 2007 no quiero que empecemos a convencernos que realmente no hubo muertos en la plaza y que aquellos nombres que alguna vez escuchamos alguna vez son parte de alguna propaganda sectorial…  

Hoy 25 de septiembre de 2007, una vez más confirmamos que la Justicia en Paraguay es una utopía cada vez mas lejana.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s